¡Se quema la casa!

– ¡Cariño despiértate! ¡Se está quemando nuestra casa!
– Vale cariño pero no grites o despertarás a tu madre.