Patada al perro

Un lepero va en un autobús y un perro no hace más que molestarlo. Muy
respetuosamente se dirige a su dueña y le pregunta:
– Señorita ¿puedo pegarle una patada a su perro?
La dueña le responde:
– ¿Por qué no se la da usted en los huevos?
– En los huevos se la doy, no se preocupe usted.