Conocer la verdadera felicidad

Había una vez un hombre que dijo: -Yo no supe lo que era la verdadera felicidad hasta que me casé….. ….. ¡¡¡y entonces fue demasiado tarde!!!

Invitación

– Oye, Pepe, te invito a una fiesta de 21 años. – Vale, tío, pero yo a los tres meses me vuelvo, ¿eh?

Tantos años de casados…

– Manolo, llevamos 40 años de casados y todavía no me has comprado nunca nada. – Mmm… No sabia que fueras vendedora.

Por poco

Una mujer quería comprar un número de lotería, pero estaba indecisa sobre qué números escoger, así que vaal vendedor de lotería y le pregunta: – Mire, quiero jugar a la Lotería, pero la verdad es que no sé cómo escoger los 5 números, a lo mejor usted me puede ayudar? – Claro, como no –Seguir leyendo

Pedir dinero al marido

Un individuo le comenta a otro: – Mi mujer me pide siempre dinero. La semana pasada fueron 300 euros, ayer seiscientos y hoy va y me pide mil! – ¿Y que hace con todo ese dinero? – No lo se, nunca se lo he dado…

Braguetazo

Mujer muy bella y muy sexy, de 23 años busca como ser rica muy rápido. Se le presenta la oportunidad de casarse con un viejo de 73 años, millonario y se promete matarle de sexo en la noche de bodas. La ceremonia es fantástica, con todo el lujo posible, cientos de invitados etc, etc…. YSeguir leyendo

La entrevista árabe

En una oficina, un árabe es entrevistado – ¿Nombre? – Abu Abdalah Sarafi – ¿Sexo? – Cuatro veces por semana. – ¡No, no, no! – ¿hombre o mujer? – Hombre, mujer… y algunas veces camello…

La vieja y el timbre

Una vieja está en la puerta de una casa queriendo tocar un timbre, pero ella no lo puede tocar porque no lo alcanza, de repente llega un señor y muy amablemente se ofrece: – Señora, buenos días, ¿En qué puedo ayudarle? – Por favor joven, ¿puedes ayudarme a tocar el timbre? – Señora, con muchoSeguir leyendo

Bromas o insultos

En la calle: – Usted es un gilipollas, un idiota y un imbécil! – ¡Oiga, oiga!, ¿eso son bromas o insultos? – ¡Insultos! – Ah, bueno, es que no aguanto las bromas de nadie.

Gafas de sol

– Buenas tardes ¿me vende unas gafas de sol? – Aquí tiene – Gracias – De nada, pero deje de mirarme las tetas – Unas más oscuras, por favor

Regálale flores

La mujer le dice al marido: – Oye, Gregorio, ¿Nunca se te ha ocurrido regalarme flores? – ¿Para qué? Si todavía estás viva.

Carta de recomendación

Un empresario tiene que escribir una carta de recomendación para un empleado más bien vago. No quiere mentir acerca de su empleado, pero tampoco quiere decir la verdad… tras cuidadosa reflexión, escribe en la carta de recomendación: “Usted será afortunado si consigue que esta persona trabaje para usted.”