LAMENTARSE

EL SABIO no se sienta para lamentarse,

sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.