LA CACEROLADA

DOS AMIGOS HABLANDO:

-No veas, ayer llegué a casa borracho,

a las 12 y mi mujer me dió una cazerolada

por cada campanada.

-y has aprendido la lección?

-si, a partir de ahora llegaré

pasada la una, que duele menos.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.