Intolerante a la lactosa

– Hija, ¿por qué suspendiste tanto?
– Porque soy intolerante a la lactosa
– ¿Y?
– No leche ganas JAJÁ ¡NO MAMÁ, CON LA SILLA NO!