Felizmente…

– Cariño!!, hoy hacemos 20 años de casado, ¿por qué no matamos un pavo?
– ¿Y que culpa tiene el pavo? ¿por qué no matamos a tu hermano que fue el que nos presentó?