¿Dónde tenías la cabeza?

– Mamá… creo estoy embarazada…
– Pero hija mía ¿dónde tenías la cabeza?
– Pues entre el volante y cambio de marchas..