Cuidadito con el perro

Entra un hombre al jardín de su amigo y ve un letrero que pone: “cuidado con el perro”.
Y de pronto ve a un perro chiquitín, chiquitín. Se dirige hacia amigo y le dice:
– ¿Pero, para qué pones ese cartel si el perro es tan pequeño que no puede casi ni abrir la boca?
– Sí – le dice- pero no sabes la cantidad de veces que me lo han pisado.