Elemental mi querido Watson

Sherlock Holmes y su inseparable compañero el Dr. Watson se fueron a pasar unos días de acampada. Tras una buena cena y una botella de vino, se desearon buenas noches y se acostaron en sus respectivos sacos de dormir. Pasadas unas horas, Holmes se despertó y llamó, dándole un golpe con el codo, a suSeguir leyendo

Consejos entre mosquitos

Esto es Papá Mosquito enseñando a su hijo Mosquitín… -Hijo, no estudies nunca para ser artista, acuérdate de que tu abuelo murió a causa de un aplauso…

Jaimito y el corte de pelo

Le dice Jaimito a su papá: – Oye papá ¿me vas a llevar a cortar el pelo? – No Jaimito ¿por qué? – Es que ayer escuché al vecino que le decía a mamá: “tienes bien peludo el chiquillo”.

No sigas bebiendo

Están dos leperos borrachos y uno le dice al otro: – No sigas bebiendo que te estás poniendo borroso

Tres cervezas

Entra un hombre en un bar y el camarero educadamente le pregunta: – ¿Qué le sirvo? A lo que el hombre le contesta: – Me sirve… tres cervezas. – ¿tres cervezas? – Le pregunta el camarero sorprendido. – Si, una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.- Le contesta el hombre.Seguir leyendo

Una noche inolvidable

Después de una noche movida, dos borrachos regresan a casa a primera hora de la mañana. En el portal de uno de ellos se despiden. – Oye, sobre todo, de ninguna manera le digas a tu familia donde hemos estado esta noche, ¿de acuerdo?. – De acuerdo, pero al menos podrías decírmelo a mí queSeguir leyendo

Juicio a un Lepero

Se juzga a un lepero y dice el fiscal al acusado: – A ver, ¿por qué disparó dos tiros contra su suegra? – ¡Por qué no tenía mas balas!

El coche nuevo

Pues esto es un señor de Lepe que se ha comprado un Mercedes y el día que lo estrena con su señora se deja las llaves dentro del coche. – Bueno, pues habrá que coger una piedra y romper un cristal, dice el hombre. – No seas tan brusco, cariño; mira, la ventana está unSeguir leyendo

En la escuela me llaman Rambo

– Mamá, mamá… En la escuela me llaman Rambo. – No puede ser, pues voy a ir a hablar con la directora. – No mamá… ¡Esta es MI guerra!

Desgracias y problemas

– Querido, cuando nos casemos, compartiré contigo todas tus desgracias y problemas. – ¡Pero si no tengo! – He dicho ‘después’ de que nos casemos.

Me quedo más tranquilo

-Cariño, ¿finges los orgasmos? -Sí. Pero no es por ti, es por el vecino. -Gracias cariño.